15 jun. 2019

Morella

                                        

 El caminante que sube a una montaña se vuelve dueño de sí mismo y responsable de su propia vida: no está sometido a los caprichos de los elementos como el navegante aventurero sobre los mares; menos aún como el viajero transportado en ferrocarril, simple carga humana facturada, etiquetada, controlada y expedida a hora fija bajo la vigilancia de un empleado uniformado.
 Élisée Reclus..



2 comentarios:

  1. Bellísima toma de Morella, pueblo y castillo ¡me ha gustado mucho tu reflexión sobre los viajeros de tren!
    Un besito.

    ResponderEliminar